Inicia Radio · Santiago

Weather data of this location not found.

°C

Deportes

¡¡Mamma mía!! Italia aplicó el código penal y sueña con la gloria

Tras la igualdad 1-1, con goles de Chiesa y Morata, compañeros en la Juventus, la Azzurra se impuso a España desde los doce pasos y jugará la final de la Eurocopa con el ganador de Inglaterra-Dinamarca.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El fútbol es así, impredecible, a veces justo, otras no tanto. En ocasiones premia al mejor, otras al más pragmático. Unas veces se impone el que hace un mayor esfuerzo por ganar, en algunas triunfa el que no quiso perder. Un día vence aquel que dominó la pelota hasta hacerse dueño y señor, y cualquier tarde sale airoso el que sin tener tanto protagonismo fue más certero las veces que pudo acercarse a la meta contraria.

Y así mismo pasa con los jugadores. En un mismo partido pueden ser héroe y villano, bestia y bestial, aplaudido y repudiado.

Italia y España ofrecieron eso y mucho más en la primera semifinal de esta Eurocopa.

En un partido donde ninguno regaló nada, cada quien a su modo, los dirigidos por Luis Enrique habían sumado más méritos que los de Roberto Mancini, hasta que Federico Chiesa hizo recordar a su padre, Enrico, al anotar un golazo para poner a los azzurri en ventaja a los 60 minutos.

España encontró justicia a su mejor juego a los 79’, cuando Álvaro Morata, que había ingresado por Ferrán Torres, finiquitó una perfecta combinación con Dani Olmo –la figura del partido en los 120 minutos de juego- y puso el 1-1.

Vino el alargue, pero el marcador permaneció incólume, obligando a dirimir el ganador en la definición desde los doce pasos. Italia no había tenido que recurrir al expediente de los penales en todo su recorrido, pero La Roja ya sabía de esta instancia porque necesitó de ella para desembarcar a Suiza.

Y el telón no podía caer sin dramas. Los dos mejores de España –Olmo y Morata- fallaron lastimosamente, el primero desviando el remate y el segundo por la reacción del meta Donnarumma. Y uno que no había lucido para nada, que se vio muchas veces superado en la lucha en el mediocampo –Jorginho- conquistó el penal decisivo con notable frialdad y certeza.

Así es el fútbol.

De este modo, Italia será protagonista de la final en Wembley con la ilusión de repetir la fiesta de 1968, la única vez que fue campeón, superando a Yugoslavia. Ahora, su rival será Inglaterra o Dinamarca, que jugarán este miércoles, en el mismo Wembley.

Comentarios

También en la Web

Comparte la Señal en Vivo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Ahora Suena

Inicia Radio