Inicia Radio · Santiago

Weather data of this location not found.

°C

Deportes

Bélgica paseó en San Petersburgo

Con un contundente 3-0 ante Rusia, los Diablos Rojos presentaron formalmente su candidatura para quedarse con el título del torneo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Si hay una selección actualmente a la par de Francia en el control casi perfecto de su juego, es Bélgica.

La llegada en 2016 del español Roberto Martínez a Bruselas fue una catapulta para el nivel de un equipo que ya venía dando que hablar, pero sin poder alcanzar la cúspide del fútbol mundial.

Con el mensaje de Martínez entendido a la perfección, los Diablos Rojos se quedaron con el tercer puesto en Rusia 2018 y luego alcanzaron la cima del Ranking FIFA, primacía que mantienen hasta hoy.

Todos esos pergaminos fueron desparramados hoy en el césped del estadio Krestovski, en San Petersburgo.

Ambos rivales ingresaron a la cancha recordando que, en la clasificación para la fase final del torneo, en duelos jugados en mayo y noviembre de 2019, el triunfo siempre fue belga, por 3-1 y 4-1.

Salvo los primeros minutos, cuando los rusos trataron de sorprender de entrada a ver si convertían un gol que torciera el destino ineludible del encuentro, los belgas dominaron cómo quisieron a partir del minuto 10.

En ese momento, una torpeza del defensa Semenov, por entre cuyas piernas se coló un centro bajo de Mertens, permitió al goleador del Inter de Milán, Lukaku, salvar su fuera de juego y fusilar con un zurdazo cruzado al portero Shunin.

Sería todo. A partir de allí los dirigidos de Martínez desplegaron su sinfonía de pases precisos y trazos largos, anulando cualquier intento ruso por darle un vuelco al duelo.

Lo único fuera de lugar fue el choque de cabezas entre Castagne y Kuyzyaev en el minuto 24, que noqueó a ambos, dejando al belga incluso fuera del resto de la Eurocopa

Diez minutos más tarde, Meunier, el sustituto de Castagne, recogió una contención a medias del arquero ruso y anotó el 2 a 0.

Con esa diferencia, Bélgica entendió que ya podía manejar el encuentro. Y lo hizo tan bien, que Rusia recién tuvo su primer disparo al arco en el minuto 55.

El entrenador ruso Tcherchesov utilizó los cinco cambios permitidos, pero no hubo caso. El nivel colectivo y la capacidad individual de los suyos no podía ante esta virtuosa mezcla de valones, flamencos y africanos. Tan frustrado estaba, que en el minuto 63 sacó a Cherishev, el que había entrado por el lesionado Kuyzyaev.

La última media hora transcurrió al tranquilo ritmo belga, quedándose con el 66 por ciento de control del juego.

Eso sí, para no ser menos que Italia, en el minuto 88 Lukaku volvió a anotar, recibiendo en carrera un pase largo de Meunier y colocando la pelota en el primer palo del joven Shunin, de solo 19 años. El tanque moreno llegó a los 62 tantos por su selección.

Quedó claro que Bélgica dará que hablar. Sus próximos rivales en el grupo B, Dinamarca y Finlandia, no parecen a priori capaces de hacerle daño. Como esos saltadores de alto que eligen la altura de la varilla para empezar a competir, los Diablos Rojos seguramente activarán sus mejores esfuerzos a partir de octavos de final.

Hoy Roberto Martínez se dio el lujo de dejar afuera a sus máximas estrellas, Eden Hazard y Kevin de Bruyne. El primero está tratando de recuperar su nivel tras largos meses de inactividad el primero, mientras que el segundo sufrió una fractura de nariz en su durísimo estrellón con Rüdiger en la final de la Champions League. Martínez decidirá cuándo les pedirá sus máximos esfuerzos para ayudar a Bélgica a conseguir su primer título internacional. Hoy Hazard jugó 20 minutos y De Bruyne siguió el duelo por televisión, ni siquiera viajó a San Petersburgo, a la espera del momento justo para reincorporarse al plantel.

Comentarios

También en la Web

Comparte la Señal en Vivo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Ahora Suena

Inicia Radio